BODEGAS FABREGAS

BODEGAS FABREGAS

Cinco generaciones de enólogos lo atestiguan. Desde que, en 1844, Pedro Fábregas Pagés dejó el Masnou y fue a Barbastro, donde fundó su bodega.
Asentada la empresa, pasó a manos de su hijo y después a su nieto, José María Fábregas Roy, que en la segunda mitad del s.XX amplió las instalaciones y tuvo la visión de creer en la D.O. Somontano. Bajo el Monasterio de «El Pueyo» los viñedos de las variedades merlot, cabernet sauvignon y syrah proveen de la mejor uva para los vinos tintos de Bodegas Fábregas.

Otras tierras de la vega del río Vero ven crecer las uvas de chardonnay y las de la variedad tempranillo. Están en el Somontano, desde 1844. Han crecido, siempre con las raíces en esta tierra, con una bodega familiar, trabajando y generando riqueza con el vino.

En la historia de Bodegas Fábregas está escrita la marcha vital del cultivo de la vid y el negocio del vino en el Somontano. Generación tras generación han adaptado la bodega a la realidad y han presentado al mercado los vinos más acertados en cada momento

Marcas